Consejos para una lactancia exitosa

En Experiencia Bebé somos firmes defensores de la lactancia materna, porque siempre queremos lo mejor para nuestros hijos, y sin duda darles el pecho es la mejor de las opciones para que crezcan fuertes, sanos, con todos los nutrientes que necesitan y con todo el amor que sólo una madre puede dar. Pero a veces dar el pecho puede ser más complicado de lo que parece de entrada y pueden surgir problemas (¿Recordáis nuestro artículo sobre el postparto?). Además, en muchos hospitales no se da la ayuda necesaria a aquellas madres que deciden llevar a cabo una lactancia materna exclusiva, que se pueden sentir perdidas, solas y angustiadas.

Es básico buscar ayuda de profesionales para conseguir una lactancia materna exitosa, sobretodo si tenemos problemas. Nosotros os daremos unos cuantos consejos básicos que os pueden ayudar en este período tan dulce y a la vez tan duro de vuestras vidas.

El minuto 0 importa

¿Habéis oído hablar del concepto “piel con piel”? Justo después de dar a luz se recomienda no separar al bebé de su madre sobretodo durante las dos primeras horas, cuando el instinto de succión es más fuerte que nunca y así conseguimos que se agarren al pecho en seguida. Además ayudará a que la leche te suba bien deprisa y a que el útero empiece a contraerse. O sea que ya sabéis, si no hay contraindicaciones médicas, abrazad bien fuerte a vuestro bebé sobre vuestra piel desnuda y no lo soltéis 🙂

A demanda

“La lactancia materna es a demanda”. Grabaros a fuego estas palabras en la cabeza. Coged el reloj y tiradlo por a ventana, no os va ayudar en nada. Es el bebé quién debe marcar el ritmo, él sabe cuándo tiene hambre, o cuándo necesita a su mamá (recordad que la teta no es solo alimento…). Puede que al principio os parezca que se pasa el día enganchado a vosotras, pero poco a poco irá regulando las tomas. Son pequeños, no tontos. Ellos saben cuándo tienen hambre, y nos lo van a pedir. No podemos pedir a bebés de días que esperen media hora porque aún no es la hora de comer. Tienen hambre y punto, lo necesitan.

La posición es básica

¿Alguien en la sala que haya sufrido las malditas grietas? Duelen más de lo que uno se puede imaginar, pero en muchas ocasiones son causadas por una mala posición a la hora de amamantar. El pequeño debe agarrar gran parte de la areola y no solamente el pezón, si esto no se corrige podemos sufrir estas famosas heridas tan dolorosas. Además pueden deberse a un problema con el frenillo sublingual corto del recién nacido o a una infección bacteriana. Estas dos opciones requieren de ayuda médica. Pero si el problema está en la posición, informaros y buscad ayuda de alguien que os pueda corregir la posición del bebé para conseguir el agarre perfecto. ¡Y ya veréis qué rápido dejáis atrás el dolor!

¡Ayuda, ayuda ayuda!

Ya os lo hemos dicho más arriba, buscar soporte es fundamental. Es normal tener muchas dudas sobre si el peque se agarra bien, si estará comiendo suficiente, cuándo debemos cambiar de pecho,…etc. Sobretodo en madres primerizas, la lactancia materna puede ser una gran desconocida, y por eso os aconsejamos pedir ayuda a profesionales como comadronas o asesoras de lactancia. Insistid, ¡sed tan pesadas como os haga falta hasta que no os quede ni una duda! Es muy recomendable acudir a grupos de lactancia donde no solamente os ayudaran a vosotras sino que compartiréis experiencia con otras madres en tu misma situación. Una gran opción es descargaros la aplicación Lactapp, creada por dos cracs de la lactancia materna como son María Berruezo y Alba Padró. Estuvieron en nuestra tienda hace unos meses, ¡podéis recuperar aquí su visita!

El chupete…mejor aparcado

Al menos durante los primeros días y sobretodo si hay algún problema con la lactancia, ya que la succión del chupete es distinta a la del pecho y esto puede llegar a confundir al bebé. Por eso se recomiendo no ofrecer chupete hasta que la lactancia materna esté bien instaurada. Cuándo el pequeño ya tenga las tomas bien reguladas, se agarre sin problemas, y vaya cogiendo peso a un ritmo adecuado, entonces podemos dar el chupete, si así lo consideramos.

Estos son algunos de los consejos para conseguir una lactancia materna exitosa, pero sobretodo os hará falta mucha calma y aprender a tomaros las cosas con grandes dosis de paciencia y amor, aunque con vuestros bebés en brazos, seguro que de esto último vais más que  sobradas. <3

¡Ánimos y a por la teta!

Nos encanta leerte, déjanos un comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.