Cosas importantes que debes saber sobre los sacaleches

 

Uno de los mayores aliados para la madre durante la lactancia es el sacaleches. No sólo si deseas hacer lactancia mixta también  te ayudará en los primeros meses si tienes molestias por la congestión de los pechos, si tienes que empezar a trabajar, si tienes que hacerte alguna intervención medicalizada, etc.  Aquí tienes un ejemplo de todo lo que puede hacer por ti un sacaleches:

Sacaleches-Experiencia-bebé
Haz click en la imagen para ver todo el texto

Una vez claros los puntos por los que un sacaleches nos puede ayudar muchísimo, pongámonos manos a la obra.

1.- ¿Qué métodos de extracción existen? 

Hay dos tipos:sacaleches-manual

-Sacaleches manuales (también llamados mecánicos) El mecanismo de succión se acciona con la mano. La ventaja es que se puede controlar totalmente la velocidad, intensidad, la duración y tiempo de pausa de la succión.  sacaleches-swing

-Sacaleches eléctricos La ventaja de estos sacaleches es que son más prácticos cuando  mamá tiene que volver al trabajo, ya que la extracción es mucho más rápida y cómoda. Existen dos tipos: extracción doble (los dos pechos a la vez) o simple (un pecho cada vez)

2.- ¿Qué debes tener en cuenta a la hora de comprar un sacaleches?

  • El uso que le vas a dar: como apoyo a la lactancia (sacaleches manual), sólo durante algunos días (sacaleches manual), vuelta al trabajo (sacaleches eléctrico), durante un largo tiempo y muchas veces al día (prematuros) (sacaleches eléctrico), el tiempo del que dispones para extraer leche.
  • ¿Es fácil de montar y desmontar? ¿se lava fácilmente? ¿cómo se esteriliza?
  • ¿Necesitas transportarlo?
  • Copas que se adapten bien a su pecho.La mayoría de los sacaleches se venden con una copa de tamaño estándar. Si esa copa no es la que necesitas deberás comprar la de tu tamaño por separado.
  • Qué posibilidad existe de  comprar piezas en el caso de que se estropeen.

3.- ¿Cómo sabes si el embudo del sacaleches es el correcto o no?

  • Antes de comprar el sacaleches es importante saber cuál es el embudo que se ajusta a tu pecho. Es muy importante elegir el que se adapta mejor ya que debe rodear bien el pezón, quedando centrado y dejando el espacio suficiente para que no roce la pared y pueda moverse hacia delante y atrás. Por defecto los sacaleches llevan la talla M, que es la talla estándar (24 mm). Debes medir el diámetro de tu pezón para saber cuál es tu talla.
  • ¿El pezón se mueve libremente? Si no entra del todo en el túnel del embudo es que el pezón es más grande y deberías utilizar una talla más.
  • ¿Se introduce tejido de la areola dentro del embudo? Si la respuesta es sí, el embudo es demasiado grande. Deberías seleccionar un embudo más pequeño.
  • ¿Notas los movimientos rítmicos y suaves en cada succión? Si no es así, es posible que sea demasiado grande y no se esté realizando la succión.

4.- ¿Qué pautas se deben seguir para la extracción de leche?

  • Antes de extraer la leche es importante observar unas normas de higiene, como el lavado de manos y de los utensilios necesarios para la extracción, la recolección y el almacenamiento.
  • Siéntate en un lugar cómodo, íntimo y que no puedan interrumpirte
  • Para estimular funciona tener a mano una foto o algo que pertenezca al bebé.
  • Humedece el embudo extractor para que se adhiera mejor
  • Es posible que durante las primeras veces no obtengas toda la leche necesaria, o nada. No debes desesperar. La técnica de extracción de leche es algo que se debe aprender y poco a poco la irás dominando. Es posible que no salga leche en los primeros minutos. Si tarda demasiado deja de intentarlo. No debes sentir dolor. Si duele disminuye la intensidad de la succión.
  • En el caso del manual, la estimulación y la velocidad de succión está guiada por la madre. En cambio, en el eléctrico hay varios ritmos: más lento (estimulación) y más intenso (extracción). Hay estudios que demuestran que los bebés al principio succionan más rápido para que la leche empiece a fluir y después succionan más lento y profundo para conseguir más leche lo antes posible. Gracias a estos estudios hay marcas que han desarrollado dos etapas:  Modo de estimulación (para estimular el reflejo de eyección de la leche) y el Modo de extracción (para una extracción suave y eficaz)
  • Es útil darse un suave masaje en el pecho, desde fuera hacia el pezón, antes de iniciar la extracción.
  • Cuando notes que el pecho se hincha y comienza un cosquilleo es el momento en que empezarán a salir las primeras gotas de leche. La succión debe ser ahora más lenta y mantenida
  • Mientras succiona puedes masajearte el pecho, insistiendo en las zonas más duras de forma suave, pues es en donde queda leche almacenada
  • Cuando deje de salir leche, cambiar al otro pecho.
  • Vierte la leche extraída en un recipiente limpio (estéril)
  • Escribe en el recipiente la fecha de la extracción. Es muy importante tener la fecha para estar siempre segura de que puedes usarla sin problema.

5.- Una vez extraída la leche ¿Qué pautas se deben seguir para el almacenamiento de leche materna?:

  • Todas las bolsas o botes deben tener fecha de extracción.
  • El calostro se puede almacenar a temperatura ambiente 27 – 32 grados, de 12 a 24 horas.
  • La leche recientemente extraída se puede almacenar: a 15º (24 horas), a 19º-22º (10 horas), a 25º (de 4 a 8horas) o en el frigorífico entre 0º-4º (de 5 a 8 días)
  • Congelar leche: en el congelador dentro de la nevera (2 semanas), en el congelador tipo combi (3 a 4 meses) o en un congelador separado tipo comercial a -19º (6 meses o más).Si la leche ha sido congelada y descongelada, se puede refrigerar hasta 24 horas para usarse después. Pero no la debes volver a congelar.

6.- ¿Cómo se debe calentar la leche materna?

La temperatura de la leche cuando sale del pecho es de 37º (Aprox. es la temperatura corporal). Si la conservas en frigorífico o en congelador y quieres que llegue al bebé perfecta y con todas sus vitaminas y nutrientes es importante calentarla a temperatura controlada. Para ello es importante tener en cuenta que:

  • La leche que se conserve en el congelador es mejor sacarla un día antes de su uso, así se irá descongelando en el frigorífico sin romper la cadena del frío.
  • La mejor manera de calentarla es al baño maría, de esta manera no se calentará en exceso. Para ello puedes utilizar un olla pequeña o un calienta biberones.
  • Nunca debe llegar a hervir 
  • No utilices el microondas porque el exceso de calor reduce los nutrientes.
  • Si no está muy fría puedes ponerla debajo de un chorro de agua caliente unos segundos para que coja un poco de temperatura (no abuses de esta opción, no es la más ecológica)
  • Siempre tienes que comprobar la temperatura antes de ofrecérsela al bebé.

 

Si crees que esta información puede ser interesante ¡comparte! 🙂

 

 

 

 

Nos encanta leerte, déjanos un comentario!