Habitación del bebé – Consejos para su decoración

Hay muchas cosas que hace ilusión preparar de cara a la llegada de un nuevo miembro en la familia, como el cochecito, la ropita, o el tema que hoy trataremos: el dormitorio del bebé. Pero como nos suele pasar, nos encontramos con una gran cantidad de ideas a cual más bonita y que nos van enamorando sin ayudarnos a decidir cómo queremos que sea la habitación de nuestro bebé.

af27d1c281ea599ec02e84cd1d034ca5

Es por esto que hoy os traemos algunos consejos para ayudaros a decorar el dormitorio del bebé sin morir en el intento:

  1. Primero de todo es muy importante tener en cuenta en todo momento cómo es la habitación. ¿Es pequeña? ¿Grande? ¿Luminosa? ¿Con ventanas que den a la calle? ¿El suelo es frío? Tenemos que tener claros varios aspectos que nos van a condicionar mucho a la hora de elegir cómo la vamos a decorar. Sed realistas, si sólo disponéis de una habitación minúscula, no es buena idea pintarla de color azul océano, porque se nos va a comer.
  2. Relacionado con el primer punto, es muy importante mantener en nuestra mente las características de la habitación para elegir los muebles. Recordar lo que dijo el fabuloso arquitecto Mies Van der Rohe: “Menos es más”. Es mejor optar por comprar los muebles básicos: cuna, armario, y cambiador. Para la cuna podemos elegir la opción de una cuna convertible  que lleva incorporados cajones y cambiador y que en unos años podremos convertir en cama, o podemos optar por una cuna tradicional. Armario los tenemos de mil formas, colores y medidas. Nuestro consejo: cuanto más almacenaje, mejor. Referente al cambiador hay disparidad de opiniones, algunos padres compran un mueble cambiador mientras que otros prefieren comprar solamente el colchón cambiador y ponerlo encima de una cómoda, de modo que acumulan menos trastos cuándo el niño deje de usar pañales. Valorad el espacio de la habitación para decidir qué opción es la mejor para vosotros.
  3. ¿Tenéis claro de qué color va a ser el dormitorio? Dificil, ¿verdad? El sexo del bebé suele condicionar aunque muchas familias optan por colores neutros como el gris, el beige o el blanco. Lo habitual es elegir colores neutros y suaves y evitar los colores demasiado chillones. Una pared roja estimularía demasiado al bebé y no facilitaría su descanso. Una opción que además de práctica es divertida, es elegir una paleta de colores y basad en ella el color de la pared y de los muebles, complementos, etc. Por ejemplo, paredes y muebles blancos con complementos en colores vivos y brillantes, o una gamma compuesta por tonos grises, amarillos, y color madera. De esta manera os será mucho más fácil elegir muebles y objetos de decoración.
  4. Cortinas y alfombras. Son unos componentes importantes sobretodo si el suelo es poco cálido o si la ventana deja pasar demasiada luz o tiene vistas a la calle. Una buena alfombra hará el dormitorio menos frío y además será de gran ayuda para evitar que el bebé se resfríe cuando empiece a jugar en el suelo. Y cómo molestan las miradas indiscretas de los vecinos, ¿verdad? Pues ya sabéis, un par de cortinas bien divertidas y mantendremos la intimidad de nuestro bebé, además de reducir la cantidad de luz que puede molestar  a los ojitos sensibles del peque.
  5. Por muy bonita que sea una habitación, lo más importante es que al final sea práctica. No queremos tener que ir de un lado al otro recogiendo cosas o tener que guardar los pañales a dos metros del cambiador solamente porque ahí la cómoda queda mejor. Repetimos: ¡sed prácticos! Es muy recomendable tener la ropita y todos los elementos básicos para la higiene del bebé en un cajón justo debajo del cambiador, o en una cestita al lado mismo, que solamente tengamos que mover la mano para coger la cremita o las toallitas.
  6. Ante todo: seguridad. Es lo más importante sobretodo cuando estemos dando los últimos retoques a la habitación, por ejemplo colgando cuadros encima de la cuna (mejor en otro sitio) o poniendo bonitas lámparas en la cómoda o en las estanterías que puedan caer con un golpe o estirando el cable. Es más que evidente que tenemos que vigilar muchísimo con los enchufes y que es mejor asegurar los muebles a la pared. Utilizar el sentido común en todo momento y seguro que vuestro bebé estará más que seguro en su dormitorio. 

stokke-sleepi-150423-b17r1235-white

Por muy bonita que sea una habitación, lo más importante es que al final sea práctica

 

¡Ah! Y no esperes demasiado a empezar a preparar la habitación, el embarazo pasa más deprisa de lo que parece y en los últimos meses es probable que no estés en condiciones de ponerte a pintar paredes o a montar muebles. Sed previsores y empezad unos meses antes.

Y vosotros, ¿cómo decorasteis la habitación de vuestro bebé?

Nos encanta leerte, déjanos un comentario!