¿Cómo organizar la habitación del bebé?

¿Cómo organizar la habitación del bebé?

Hace unos días os hablábamos del sueño del bebé y de lo importante que es ir conociendo poco a poco cuál es su patrón.

Hoy os queremos proponer un post totalmente práctico. En estas líneas encontraréis expuestos todos los artículos que se pueden relacionar con el descanso del bebé. Eso no significa que todos sean necesarios. Simplemente queremos que antes de elegir los conozcáis y seáis vosotros mismos los que decidáis qué es lo que más os interesa para vuestro bebé y vuestro ritmo de vida.

HABITACIÓN DEL BEBÉ Y CUNAS

Uno de los primeros artículos  valorar es la cuna. Hay muchos tipos y, aunque parezca extraño, con diferentes utilidades.

El primero es la MINICUNA. Decimos que es el primero porque sus medidas (suelen ser de 80*50) hacen que sea muy útil  los primeros meses. Como es tan pequeñita podréis moverla a cualquier lugar de la casa. Es importante que sea fácil de transportar (que tenga ruedas) porque la iréis moviendo durante todo el día para poder vigilar al bebé: en vuestra habitación, en el comedor, sala de estar, etc. Su tamaño reducido también ayuda a que el bebé se acostumbre poco a poco al espacio abierto. Pensad que después de estar 9 meses en la barriga de mamá es difícil entender que ahora no hay paredes que le contengan.

Existen de varios tipos,

Colecho: se pueden unir a la cama retirando uno de los laterales. Se ajustan a la altura de la cama de los adultos y si queréis podéis volver a montarla para moverla por la casa.  Es una solución fantástica para no tener que levantarse durante la noche para alimentar al bebé.

Extensibles: Se adapta en tamaño a cada etapa del bebé, desde el nacimiento hasta los tres años. Es una solución fantástica para mantener un espacio reducido ideal para los primeros meses del bebé e ir ampliando a medida que necesite más espacio.

Convencionales: Son cunas pequeñas muy útiles porque puedes moverlas por toda la casa. La vida útil de esta cuna es desde los 0 a los 4-5 meses. Pasado este tiempo el peso y tamaño del bebé son excesivos para la estructura de la cuna.

HABITACIÓN DEL BEBÉ

Cómo organizar la habitación del bebé depende de vuestra organización en casa. Sólo vosotros conocéis los espacios, la  distribución de las habitaciones y qué distancias hay entre vuestra habitación y la suya. La habitación del bebé la utilizaréis durante los primeros meses si ubicáis allí la zona de higiene y cambio del pañal. También os servirá para colocar  todas las cosas del bebé, ropa, mantitas y juguetes.

Existen muchas opciones para organizar la habitación del bebé. Entre ellas comprar los muebles por separado o elegir una “habitación convertible”.

Estas últimas son bonitas, parecen cómodas para el bebé recién nacido y hacen mucha ilusión a los padres. Pero no debéis dejaros llevar por la imagen de este único bebé y pensad si es una solución práctica de cara a un futuro. Estas habitaciones suelen estar formadas de muebles que se transforman. La cuna incorpora una cajonera,  un cambiador, cajones de almacenaje o estantería. Las desventajas de estos muebles es que quizá cuando el niño crece, si tenéis otro bebé, o cambiáis el espacio puede ser que no encaje con las medidas de la nueva habitación  o con los usos. En definitiva es una opción personal, pero creemos que debe ser meditada con atención.

Si optáis por adquirir los muebles por separado nuestras recomendaciones son:

– CUNA

Hay que tener en cuenta que hay varios tipos de cuna y que dependerá del uso y de cómo queráis que duerma vuestro bebé elegir una u otra.

  • Cunas individuales: Las cunas que se fijan en la habitación del bebé. Las encontraréis  de 60*120 y de 70*140 (la mayoría de cunas de esta medida se convertirán en una minicama hasta los 5-6 años. Tienen la posibilidad de quitar los laterales y poner unos embellecedores.
  • Cunas de colecho o cuna sidecar: cunas diseñadas para unirse a la cama. Les falta una barrera y esto hace que se puedan unir lateralmente. Este tipo de cuna es muy cómoda para amamantar al bebé, no necesitas levantarte sólo acercarte al él y podéis seguir durmiendo los dos sin problema.
  • Extensible: son cunas que se transforman en unos casos en cama de 90*200 y puede durar hasta los 10 años.

 

Una vez hayáis decidido cómo vais a dormir hay que tener en cuenta el tiempo de uso que le daréis. Aproximadamente el tiempo de uso de una cuna es de tres años (en el caso de las cunas convertibles en cama más tiempo), con lo cual hay que prestar atención en detalles como:

  • Somier confortable
  • La altura debe ser 30 cm en la posición alta (para recién nacido) y 60 cm (a partir de los 3-4 meses) en la posición baja
  • La separación de barrotes debe ser de 4.5cm o 6.6 cm
  • Las cunas con ruedas deben llevar freno
  • La pintura y barnices no deben ser tóxicas
  • El colchón debe encajar bien para que no quede un hueco superior a los 2 cm

 

– COLCHONES CUNA

Lo mejor para el bebé en edad de crecimiento es que el colchón sea duradero y firme sin ser excesivamente envolvente. Así se evita la posibilidad de muerte súbita del lactante.

Por lo tanto los mejores colchones son aquellos que:

  • no ejerzan puntos de presión para evitar malformaciones craneales y favorecer el desarrollo de su columna vertebral
  • sean firmes
  • el bebé pueda moverse sin hundirse
  • que sean transpirables y así pueda regular bien la temperatura tanto en invierno como en verano
  • materiales antialérgicos. Para evitar problemas en la piel o asma lo mejor es que tanto la funda como los materiales sean hipoalergénicos
  • que se puedan desenfundar para poder lavar la funda con total tranquilidad
  • que sean impermeables (o se les puede añadir una funda impermeable)
  • Se ajuste bien a la cuna, de manera que el bebé no se pueda quedar atrapado o cualquier parte de su cuerpo

– CÓMODA: Utilizar una cómoda es práctico para guardar y tener a mano  la ropita del bebé. También  la podéis usar como cambiador con el ampliador de tablero, y tener organizadores con los pañales, lociones y cremas para el cuidado del bebé.

– ARMARIO:  Si no disponéis de armario empotrado en la habitación, sería interesante un armario individual para poder guardar su ropita, los juguetes, toallas, sábanas, etc.

– REDUCTORES PARA CUNA 

El recién nacido está acostumbrado al espacio reducido del vientre de mamá. Al nacer debe acostumbrarse a un espacio que, para él, puede resultar infinito. Para ayudarle a sentirse arropado y seguro existen los llamados Reductores de cuna o Cuna nido. Este producto es ideal para los primeros meses en el caso de practicar colecho, para estar todavía más seguros, o para cunas demasiado  grandes, para reducir el espacio y que el bebé no se sienta perdido.

– PROTECTORES DE CUNA

Los protectores para la cuna se usan para proteger al bebé de posibles golpes con los barrotes  cuando se mueve mientras duerme.

Antes de comprar un protector para  cuna hay que tener en cuenta:

  • Sea transpirable
  • Que los cordones o lazos que se atan a los barrotes sean cortos (para que el bebé no pueda enredarse) o se anuden en la parte exterior
  • Deben retirarse cuando el niño empieza a caminar para que no lo pueda usar como apoyo para salir de la cuna
  • Que no contengan piezas que se puedan tragar
  • Lavable

 – EDREDONES

Mantener una temperatura adecuada mientras el bebé duerme es muy importante. Los edredones cumplen esta función pero hay que tener en cuenta:

  • El bebé deberá poder respirar y tener una ventilación suficiente si el edredón le cubre la cara mientras duerme
  • Los tejidos deben ser suaves y de algodón
  • La edad mínima recomendada para estos productos es de nueve meses. Esta recomendación se hace porque los bebés recién nacidos no tienen la capacidad de retirarse el edredón si se les viene a la cara. Si el bebé está supervisado mientras duerme no hay problema en usarlo desde el nacimiento, pero si no puedes vigilarlo es mejor utilizar un saco o pijama manta.
  • Saber el tamaño de la cuna en la que deberá utilizarse el edredón
  • El edredón debe incluir advertencias sobre la temperatura de la habitación marcadas con la palabra TOG. ¿Qué es el TOG? Es el ratio con el que se mide la capacidad de aislamiento de los tejidos que componen el saco o edredón. Cuanto más elevado sea el TOG más calor desprende.
  • No debéis abrigar en exceso al bebé.

 

– SACOS DE DORMIR 

Los sacos para dormir son una alternativa interesante para los bebés que se mueven mucho y tienden a destaparse.  Además de asegurar que no va a pasar frío aporta seguridad ya que no es necesario utilizar mantas, ni sábanas que pueden atrapar al bebé.

Para elegir saco de dormir también se deben tener en cuenta una serie de recomedaciones:

  • Como en el caso de los edredones hay que prestar atención a la temperatura de la habitación en la que se usa el producto para prevenir la hipertermia (TOG)

El TOG es la recomendación de temperatura que hace el fabricante del edredón o saco de dormir. Siempre encontraréis una etiqueta junto a la prenda que lo indica. 

  • el tamaño de las aberturas para el cuello y los brazos deberán evitar que el bebé se deslice hacia el interior del saco
  • No deben llevar piezas que se puedan tragar
  • Los tejidos deben ser suaves y de algodón

PIJAMA MANTA

Además del saco existe la opción del “pijama-manta”. Es la mejor opción para los bebés que ya empiezan a gatear o caminar ya que les facilita el movimiento de las piernas, se sienten menos agobiados y eso hace que se despierten menos veces por la noche.

 

– LOS POSICIONADORES O COJINES ANTI-VUELCO

Los cojines posicionadores son muy útiles en los siguientes casos:

Corrección de errores posturales: Debido a las recomendaciones de prevención de la muerte súbita del lactante (MSL), que consiste en poner a los bebés a dormir en posición decúbito supino (boca arriba), se he observado un aumento de plagiocefalias u otros problemas posturales. Para ello las almohadas que hacen que el cráneo del bebé no reciba presión alguna, ayudan a que éste se desarrolle con normalidad. También son muy cómodos para el cochecito, ya que puede que el bebé  pase muchas horas en él. Para evitar las deformidades craneales se recomienda, también,  que en el momento en que el bebé no esté durmiendo juguéis con él en posición decúbito prono (boca abajo).

Corrección del espacio y postural: Según los fisioterapeutas, dormir en posición decúbito supino obliga al bebé a estar con la cabecita girada a un lado forzando el cuello, las caderas demasiado abiertas hacia afuera y que los hombros siempre estén en rotación. Para ello existen los colchones elevadores que además de ayudar a reducir el espacio del bebé le aporta confortabilidad a su espalda, hombros y cuello.

Regurgitación y reflujo: En los recién nacidos la válvula que conecta el esófago con el estómago puede estar inmadura lo que produce que los alimentos o los flujos gástricos suban hacia la boca.

La mejor forma de aliviar o suavizar estos síntomas es mantener al bebé en posición vertical después de alimentarlo, no moverlo demasiado, hacerle eructar después de cada toma y, como en ocasiones tragan o tosen el reflujo mientras están acostados, dormir con una cuña. Esto  hace que su posición sea ligeramente inclinada y así le será más fácil poder expulsarlos.

Problemas respiratorios y cólicos: Los pulmones no están completamente desarrollados  al menos hasta los tres años de edad y cuando existen problemas respiratorios es aconsejable dormir ligeramente inclinado. Cuando el bebé tiene cólicos también es  recomendable dormir  ligeramente inclinado ya que el gas tiende a subir, los gases se acumulan en el abdomen y lo comprimen  para seguir subiendo. Además por la posición de las piernas, abiertas hacia los lados, el esfínter está comprimido y no permite que se liberen los gases ni las heces. Para ello las opciones son las cuñas elevadoras que permiten al bebé tener la espalda ligeramente inclinada.

-LUZ DE COMPAÑÍA 

Hay muchos tipos de luz de compañía o “quitamiedos”. Simples, con dibujos, con figuras que se proyectan en el techo, con sensores o luz fría.

Elijáis la que elijáis se convertirá en un gran aliado tanto para vuestro bebé, porque no se sentirá perdido en la oscuridad de la habitación, como para vosotros, porque podréis vigilarlo, darle de comer o cambiarle sin necesidad de encender una luz más fuerte.

– PIJAMA:

A la hora de elegir un pijama debéis tener en cuenta:

  • la estación del año
  • la temperatura de la habitación
  • si se hace colecho
  • que sean cómodos
  • que les permitan movilidad
  • que sean fáciles de poner y abrochar, si es invierno resulta muy cómodo que lleven corchetes en la entrepierna para poder cambiar el pañal sin necesidad de quitarlo entero
  • los tejidos deben ser suaves, ligeros y transpirables. El algodón es el tejido que mejor trata la piel del bebé
  • eliminar las etiquetas ya que pueden causar irritaciones en la piel sensible del niño.

– MUÑECO O DOU DOU DE COMPAÑIA

A algunos bebés les gusta abrazarse a su muñeco de compañía por la noche. Además ayudan al bebé en su desarrollo ya que suelen tener el olor de mamá, formas, colores y texturas diferentes.

 

Una de las advertencias para prevenir la muerte súbita del lactante es que los primeros meses los bebés no duerman con muñecos, almohadas, etc. para que no puedan quedarse atrapados debajo de ellos.

– HUMIDIFICADORES

Para mantener la casa con una buena temperatura durante el invierno  se suele hacer uso de la calefacción, esto provoca que la humedad de la casa sea más bien seca lo que resulta agresivo para las vías respiratorias del bebé. Para ello se usan los humidificadores, compuestos por un recipiente de agua que mediante diferentes sistemas, se evapora y pasa a formar parte del aire de la estancia en la que lo tenemos colocado.

Hay varios tipos de humidificadores:

  • vapor caliente (usan la evaporación por calor lo que puede hacer que supongan un peligro por funcionar estando calientes y además suben la temperatura de la habitación )
  • vapor frío (el vapor de agua que producen es más fino y más fácil de respirar, no funcionan en caliente y eso hace que en verano también se puedan usar al no subir la temperatura del lugar).

– INTERCOMUNICADORES O VIGILABEBÉS

Los intercomunicadores o vigilabebés son una buena forma de seguridad cuando el bebé se encuentra en un habitación diferente a la de sus padres. Pero a la hora de comprar un intercomunicador es importante tener en cuenta, aunque todavía no está demostrado  la posibilidad de que el bebé esté expuesto a ondas que pueden ser perjudiciales. Por ello, de forma preventiva, algunos fabricantes están lanzando modelos que minimizan las radiaciones y evitan la exposición del bebé a las mismas.

Hay varios tipos de vigilabebés:

  • con cámara (resultan más cómodos puesto que si el bebé emite algún sonido no es necesario entrar en su habitación, con el riesgo de despertarlo, para poder corroborar que está bien. Existen modelos que se conectan al televisor, al ordenador con acceso a internet. Normalmente este tipo de dispositivos también disponen de infrarrojos para ver al bebé en la oscuridad
  • por sonido (transmiten el sonido del emisor al receptor. Existen los sencillos o los que tiene posibilidad de escuchar y hablar)
  • con sensores (con sensores de movimiento para que alertar en caso de que no haya movimiento).