Vídeo de lo que ocurre cuando tu bebé viaja de frente a la marcha

Ya sabéis que uno de nuestras prioridades es la seguridad del bebé en el coche. Como os hemos comentado en entradas anteriores, creemos que el producto más importante en una tienda de puericultura es: la silla de seguridad.

No porque los demás artículos no tengan relevancia, sino porque creemos que los bebés son muy vulnerables en el momento en el que se suben a un coche. No podemos escoger una silla simplemente por la marca, por el diseño o porque el vecino me ha dicho que a él le va muy bien.

Cada bebé tiene una altura, peso, morfología diferente por lo tanto hay que probar diferentes modelos de silla hasta encontrar la que más se ajuste a él.

Pero no sólo eso es importante, también el coche. Cada coche tiene una inclinación determinada de los sillones, algunos llevan isofix y otros no, encontramos coches más amplios y otros más estrechos, suelos con trampillas que no favorecen la acción de la pata trasera de las sillas a contramarcha, etc. Todas estas características nos obligan a probar diferentes modelos hasta encontrar el que se ajusta a tu hijo y también a tu coche. No es recomendable comprar este tipo de producto sin haberlo probado previamente.

Por eso en Experiencia Bebé decidimos hacer una sección destinada a las pruebas de silla. Y no sólo eso, también quisimos fabricar un ‘aparato’ que ayudase a los padres a sentir algo parecido a lo que siente su hijo cuando viaja a favor de la marcha. Así nació ¡LA RAMPA!

Seguramente algunos la conocéis de primera mano, pero los que todavía no habéis venido a visitarnos ¿A que esperáis? (Aprovecho para deciros que el 28 de abril tenemos una charla sobre seguridad ¡muy importante!)

¿Cómo nació LA RAMPA? 

La rampa nació de la voluntad de explicar de una manera ‘experiencial’ y técnica la seguridad de nuestros hijos.

Detrás de esta rampa hay muchísimo trabajo. Para que os hagáis una idea de todas las personas que han intervenido y de las horas que hemos estado ideando este ‘aparato’ os dejo algunas fotos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Como véis ¡nos lo tomamos en serio! 😉

Después de crear el esqueleto de la rampa hicimos pruebas para que fuese segura y también conseguir la potencia deseada. En una primera fase, el golpe era tan fuerte que se pasaba de lo que buscábamos. La idea era conseguir una simulación, no lesionar a alguien.

Consultamos al profesional que nos orientó durante todo el proceso y vino a medir velocidad y fuerza. Nos sugirió incorporar un freno en el final:

¡Y por fin conseguimos el impacto deseado!

¿Queréis verla en acción? ¡DALE AL PLAY! 😉

Nos encanta leerte, déjanos un comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.