Qué llevar en el bolso del cochecito del bebé

Salir de paseo con nuestro bebé es uno de las actividades diarias que más gustan a mamá y papá. Son esos momentos de tranquilidad que también agradece el pequeño, en los que aprovechamos para comprar, tomar un café, o ponernos al día con los mensajes de Whatsapp mientras el bebé duerme o se distrae mirando a su alrededor.

Pero a veces salir de casa no es tarea fácil, sobretodo cuando el niño es aún muy pequeño. No es solamente coger al bebé, el cochecito, y salir. El bolso del cochecito es imprescindible, y más importante aún es llevar todo lo necesario dentro para solventar cualquier contingencia. Hoy os traemos una lista de las cosas que no te puedes dejar en casa, lo más importante que tienes que llevar en el bolso del cochecito.

  • Pañales y toallitas: Empezamos por lo más básico. Salir sin pañales o toallitas puede provocar una situación nada divertida. Siempre, siempre, siempre se tienen que llevar mínimo un par o tres de pañales aunque solo sea para ir al súper, porque nunca sabemos lo que puede pasar. Y ya conocemos esa gran habilidad que tienen los niños para hacer caca justo cuando les acabamos de poner un pañal limpio.
  • Cambiador: Algunos bolsos para el cochecito ya lo llevan incorporado, sino, no te olvides de hacerte con uno y llevarlo siempre encima. Es una tela con una superficie de plástico en la que podemos cambiar al bebé, de este modo nos aseguramos de tener siempre a mano una superficie limpia y además fácilmente lavable con tan solo pasar una toallita.
  • Crema para el culete: Son muchos los niños a los que se les irrita el culete por la excesiva humedad que provocan los pañales. Lo aconsejable cuando ya esta la zona muy irritada es intentar dejarla al aire a ratitos, pero para cuándo salimos de paseo es importante llevar una buena crema que haga barrera y evite la irritación para ponerla después de cada cambio de pañal.
  • Babero: ¡otro de los grandes básicos! Indispensable en cualquier bolso de cochecito y aconsejable sea cual sea la edad del niño. Nunca se sabe cuando les va a entrar el hambre, o cuándo vamos a necesitarlo para limpiar babas, por ejemplo.
  • Muda de recambio: ¡O dos, si el paseo va a durar varias horas! No es nada raro que el bebé ensucie su ropa al escaparse el pipí o la caca, por lo que es más que aconsejable llevar siempre una muda entera de ropa. Además, coged un par de bolsas de plástico para poder poner la ropa sucia separada de todo lo que haya dentro del bolso, y otra más para el pañal, por si no tenemos ninguna basura a mano.
  • Gel antiséptico para manos: No sabemos lo que vamos a tocar, y para evitar estar en contacto con bacterias que puedan ser malas para nuestro bebé, es mejor llevar siempre a mano un pequeño bote de gel antiséptico que nos podremos ir poniendo antes de cambiar el pañal o simplemente para estar seguras de estar bien limpios.
  • Una toalla pequeña: Nos vendrá bien sobretodo si nuestro bebé tiene reflujo, algo muy habitual en bebés pequeñitos. Si no queremos pasarnos el día lavando el textil de nuestro cochecito lo mejor es poner una toalla pequeña o un protector para las pequeñas bocanadas de leche. La podemos utilizar también para ponerla encima de nuestro hombro si levantamos al pequeño, así evitamos tener que llevar una muda para nosotros también 😉
  • Crema solar: Sobretodo en primavera y verano es muy importante proteger adecuadamente la piel de nuestro bebé. Aunque algunas voces recomiendan no poner crema solar a menores de 6 meses, sino podemos evitarlo deberíamos optar por una con filtro físico, y no químico, para que la piel no absorba químicos que puedan provocar reacciones. Siempre es mejor evitar el sol, pero por si no se puede evitar de ninguna de las maneras, llevar protector solar en el bolso nos puede ayudar.
  • Chupete: Para los bebés que utilicen chupete es ideal llevar uno o dos dentro de un protector de chupetes, por si pierden el que llevan puesto, o por si se cae y no tenemos cómo lavarlo. Aunque salgamos solo a comprar la comida, nunca se sabe qué puede provocar el llanto en nuestro bebé, y tal vez nos pille pagando en el súper, o sea que mejor llevar el chupete para salvar la situación si no podemos recurrir a los brazos.
  • Biberón: Para los bebés que no tomen leche materna es indispensable llevar un biberón con la perteneciente dosis de agua y el dosificador de leche, por si le entra el hambre y aun no estamos en casa.
  • Botella de agua: Esto es básicamente para bebés más mayorcitos y sobretodo durante los meses de calor, en los que es muy importante ir hidratando. Si aún no saben beber de botella, se puede llevar el vaso evolutivo o el biberón con agua.
  • Muselina: Estamos seguros que en invierno llevareis un buen saco (podéis recordar nuestras recomendaciones sobre sacos aquí), pero en verano es básico llevar siempre una muselina con nosotros. Puede servirnos para tapar el sol (aunque siempre dejando que entre aire en el cochecito) o para ponerla en el suelo si nos paramos a jugar al parque. En invierno una mantita puede ayudarnos con lo mismo, ya que el suelo puede estar húmedo.
  • Juguetes: No hace falta llevar la habitación de juegos entera encima, pero si es bueno llevar algo que pueda entretener al bebé en un momento dado, ya sea un muñequito o un sonajero, aunque el gran recurso siempre acaben siendo las llaves de casa. Ya sabemos que no hay mejor juguete que cualquier cosa que NO sea un juguete, ¿verdad? 🙂
  • Algo para comer: No nos referimos a la comida, sino a un pequeño tupper con galletas, fruta o algo para comer, por si queremos entretener el estómago de los bebés más mayores hasta la hora de comer. ¿Cuántos niños vemos paseando tan felices con un trozo de pan en la mano? La comida es siempre la salvación a media mañana.

Y vosotros, ¿Qué lleváis siempre en el bolso del cochecito? ¿Cuáles son vuestros imprescindibles?

Nos encanta leerte, déjanos un comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.