La alimentación complementaria para bebés

La alimentación complementaria para bebés

Durante el primer año de vida de un bebé la alimentación se basa en lactancia y, a partir de los 4 o 6 meses, el ofrecimiento de alimentos diferentes a esta.

A día de hoy se recomienda que los seis primeros meses de vida se alimente exclusivamente de leche y a partir de entonces se añadan otros alimentos sin abandonar la lactancia. Puede que en el caso de los bebés alimentados con leche adaptada, la alimentación complementaria se inicie antes, alrededor de los 4-5 meses.

¿CUÁNDO DEBÉIS INICIAR LA ALIMENTACIÓN COMPLEMENTARIA?

  • Cuando lo indique el médico.
  • Cuando la maduración del sistema neuromuscular permita deglutir semisólidos.
  • Cuando exista una mayor madurez renal y gastrointestinal (aproximadamente entre los 4 y 6 meses)
  • Cuando el bebé sostenga su espalda, es decir, cuando al sentarlo en el suelo no se caiga hacia los lados.
  • Cuando el bebé muestre interés por los alimentos de los adultos.

Es IMPORTANTE no introducir los alimentos antes de lo recomendable porque:

  • Puede interferir en la lactancia materna.
  • Carga excesivamente el riñón inmaduro del bebé.
  • Pueden desarrollar alergias a algunos alimentos.
  • Puede conllevar riesgo de que exista un trastorno de la regulación del apetito.
  • Podrías exponer al bebé a aditivos o contaminantes demasiado pronto.

Una vez se inicie el proceso de ‘ofrecimiento’ (que no introducción) de alimentos al bebé, es importante ir despacio, conocer sus ritmos y necesidades. Al principio es mejor ofrecer cantidades muy pequeñas, ya que el estómago del bebé es muy reducido. Lo mejor es ofrecerle alimentos concentrados en densidad energética y micronutrientes, de manera que aunque las tomas sean mínimas serán muy nutritivas. Lo más importante de este momento es que el bebé desarrolle una relación saludable con la alimentación. Por eso es muy importante NO FORZAR NUNCA A COMER.

Cuando llegue el momento, vuestro pediatra os indicará unas pautas generales. Si debéis empezar con la fruta o con los cereales. Nosotros no queremos hacer una lista porque cada bebé es especial y el que mejor lo conoce es mamá, papá y su propio doctor.  Pero sí que nos parece interesante dejaros este cuadro que indica tipos de nutrientes, la función que desempeñan y dónde encontrarlos que estamos seguros que os ayudará mucho.

Alimentacion-complementaria

¿CÓMO OFRECER LOS ALIMENTOS AL BEBÉ?

Lo mejor para iniciar este momento es estar tranquilo y dejar que el bebé descubra las texturas, los sabores y olores por sí sólo. Es probable que las primeras veces apenas ingiera alimento, pero esto no os debe preocupar ¡Está descubriendo!

Los expertos coinciden en que el comportamiento de los padres, durante el período de adaptación del bebé a los nuevos alimentos, es esencial en el establecimiento de unos hábitos adecuados y en la prevención de problemas futuros en relación con la comida.

Nuestros consejos son:

  • Dar de comer al bebé atendiendo sus señales de hambre y saciedad.
  • Dar de comer despacio y con paciencia. Animar al niño a comer pero no forzar.
  • Si el niño rechaza algunos alimentos, experimenta diferentes combinaciones de sabores y texturas.
  • Elimina distracciones durante las comidas si el niño pierde el interés con facilidad. Es importante que el niño se concentre en la acción de comer. Puede que notes que si está distraído come más cantidad, pero esto hace que coma más de lo que necesita y en un futuro podría causar obesidad.
  • Recordar que el tiempo de la comida es un período de aprendizaje y conexión. Es muy importante hablar con el niño durante la comida, estableciendo un contacto visual.
  • Los niños comen despacio y necesitan que se les dedique tiempo extra, atención, ánimo y paciencia
  • Siempre deben estar supervisados mientras comen.

Nosotros podemos elaborar una serie de consejos pero sois vosotros, los padres, los que vais a establecer unas pautas y unos ritmos determinados con el paso del tiempo.

Si sois padres primerizos puede ser que no tengáis muy claro que es lo que vais a necesitar en este momento.  Para ello hemos creado esta lista con varios artículos y la explicación de su funcionalidad. No todas las familias tienen las mismas características, ni los mismos ritmos de vida y puede que lo que para unos es muy necesario para otros sea, incluso, prescindible.

ARTÍCULOS A TENER EN CUENTA
PARA ALIMENTAR AL BEBÉ

1.- TRONA:

Una vez iniciéis la alimentación complementaria se necesitaréis un lugar donde sentar al bebé para que coma dejándole brazos y manos libres. Antes de elegir una trona debéis tener en cuenta varios puntos:

  • Es un elemento que se usa muchas veces al día por lo que debe ser cómodo. Las tronas evolutivas permiten que el bebé apoye los pies durante todas las etapas del crecimiento, manteniendo así la espalda erguida y haciendo que sea más cómodo para el bebé.
  • ¿Qué uso que le vais a dar? (viaje, casa)
  • ¿Cuántos años la queréis usar? Las tronas normalmente tienen una duración de 24-36 meses. En el momento en que el niño quiere más libertad de movimiento, más independencia, empieza a querer ponerse de pie en la trona (¡muy peligroso!). Intentará treparla o subir y bajar él mismo. Si estáis utilizando una trona tradicional es momento de cambiarlo por una elevador, que le permitirá estar más libre y llegar a la mesa (a esa edad les sigue quedando alta). En cambio si optáis por una trona evolutiva podréis retirarle el adaptador para bebés pero seguir utilizándola porque se convierte en una silla regulable en altura.
  • Valorar si la trona y sus elementos se lavan fácilmente, ya que le bebé acaba ensuciando bastante el espacio.
  • ¿Prefería trona con bandeja integrada que no se puede separar, con bandeja extraíble o sin bandeja? Dependerá del uso que queráis darle. Si  tenéis pensado integrar al bebé en las comidas familiares,  una trona sin bandeja o que podáis quitar y poner es ideal.
  • Lugar donde se va a colocar y guardar. Si podéis tenerla siempre montada o necesitáis algo que sea plegable para guardarla después de su uso.

Los tipos de tronas son:

  • Tronas fijas: Son tronas que se suelen usar siempre en el mismo lugar. Tienen una altura determinada. Alguna llevan bandeja, otras la tiene extraíble y las hay sin bandeja para poder compartir la mesa de la familia. Suelen tener el asiento de plástico y son fáciles de limpiar. La vida útil de este tipo de tronas es de los 6-9 meses a los 36 meses.
  • Tronas plegables: (tronas de tijera o regulables) Es perfecta cuando se tiene problemas de espacio. Suelen ser reclinables, con el asiento acochado y se pueden mover fácilmente porque no son muy pesadas. La vida útil de este tipo de tronas es de los 6-9 meses a los 36 meses.
  • Tronas evolutivas: Se regulan en distintas posiciones para que la silla se vaya adaptando al niño en sus diferentes etapas del desarrollo. Cuando ya no se usa como trona, se convierten en silla. La vida útil de este tipo de tronas es de los 0 meses (con sus adaptadores específicos para cada etapa) hasta la edad adulta. Este tipo de tronas/sillas permiten al bebé una posición ergonómica, con la espalda recta y las piernas apoyadas en una base para que hagan un ángulo de 90º.
  • Trona convertible: Una vez el niño ya no la usa como trona se convierte en un silla con mesa de su altura para poder jugar, dibujar, etc. El inconveniente es que el asiento suele ser bastante incómodo (demasiado ancho) para usarlo como trona y el bebé acaba por sentarse mal. Suelen ser muy pesadas y ocupan mucho espacio.
  • Trona de viaje: La estructura es un asiento con forma de arnés que se acopla a una silla convencional permitiendo al bebé que llegue a la mesa. Es una solución adecuada para los viajes ya que son muy ligeras y ocupan poco espacio, pero no están recomendadas para uso diario. La vida útil de este tipo de tronas es de los 6-9 meses a los 36 meses
  • Trona de Mesa: Consta de una estructura fuerte que se acopla en la mesa queda el niño totalmente integrado en las comidas familiares. El peso máximo suele ser 15 kg y antes de colocar al bebé hay que asegurarse que la mesa soportará el peso. No se debe poner en mesas poco estables o con manteles que pueden hacer que se deslice la estructura.

2.- ELEVADORES

Si habéis optado por comprar una trona convencional antes de los 36 meses la habréis dejado de utilizar y necesitaréis un elevador para que el bebé pueda llegar a la mesa.  Pero pensad que su posición no será ergonómica, no apoyará la espalda en el respaldo y los pies estarán en el aire, no los podrá apoyar.

Esta posición no suele ser demasiado cómoda para los niños de esa edad. Si nunca has tenido esta sensación, te invitamos a visitar nuestra tienda ‘Experiencia Bebé’ donde encontrarás una silla y una mesa gigante y podrás experimentarlo tú mismo.

3.- VAJILLA:

El momento de introducir alimentos es casi como un juego , un descubrimiento. Por ello es importante dejarle tocar los utensilios, permitir que muestre interés por los cubiertos y facilitarle el manejo de los platos y vasos.  Para que eso sea seguro y cómodo nosotros os recomendamos que la vajilla infantil:

  • Sea acordes a su edad (plato antideslizante, vaso aprendizaje, cubiertos blanditos que no dañen las encías y si se desea con colores y dibujos llamativos)
  • Esté libre de tóxicos (pinturas, libres de bisfenol A (BPA), policloruro de vinilo (PVC) y ftalato)
  • Sea fácil de lavar
  • Sea resistentes, es decir que no se rompa fácilmente (cristal, cerámica, etc.) y que no se oxide.
  • Tenga los extremos redondeados y en los primeros meses, de silicona para no dañar sus encías.
  • Si usáis microondas o lavavajillas, el material debe estar preparado para ese uso.

Encontraréis varios tipos de vajillas:

  • Plástico o melamina: Actualmente, las empresas que fabrican vajillas para bebés, incluyen todas las normas de seguridad y sus productos están libres de BPA, ftalatos y PVC.  Es importante revisar las etiquetas de los productos antes de comprarlos.
  • Cerámica: Los platos de cerámica no son los más recomendables para niños por su peso y facilidad para romperse.
  • Ecológica (maíz, arroz…) Libres de sustancias tóxicas, además de ser beneficiosas para la salud del bebé son biodegradables.
  • Acero inoxidable: La superficie no es porosa lo que permite que no se filtre la suciedad ni las bacterias. No contienen productos químicos peligrosos.
  • Madera: Los elementos naturales hacen que los riesgos de intoxicación sean menores. Generalmente estos platos están fabricados con bambú, teca, madera de olivo, etc. No contienen tóxicos pero al ser un material poroso pueden ir almacenando bacterias, lo cual no es recomendable para la salud del bebé.

4.-ROBOTS DE COCINA:

La mejor manera de alimentar al bebé es con alimentos cocinados en casa. En ocasiones se hace difícil por falta de tiempo.  Para ello existen los ‘robots de cocina’ que ayudan a ahorrar tiempo porque suelen ser multifunciones: cocinan al vapor, calientan, algunos también trituran, otros baten y hasta pueden envasar al vacío.  

Además de ahorrar tiempo también sirven para cocinar más sano. En general, cocinar la comida del bebé hirviendo los vegetales o carnes en una olla normal o exprés, hace que desaparezcan los antioxidantes y las vitaminas disolviéndose en el agua.  La solución ideal sería comerlos crudos (que en el caso del bebé es muy difícil y en algunos casos perjudicial) o cocinarlos al vapor de manera que  apenas se alteran los nutrientes.

Según expertos, cuando el agua sube a más de 100º se pierde el 50% del potencial del alimento en contacto con ella. Con lo que el resultado final dependerá del tiempo que se tarda en cocinar.

Un estudio realizado por el GRUPO DE REVISIÓN, ESTUDIO Y POSICIONAMIENTO DE LA ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE DIETISTAS-NUTRICIONISTAS  para prevenir la pérdida de nutrientes, resumió que la mejor manera de no perder los nutrientes de los alimentos es:

  • Pelar y cortar el alimento en el momento de consumirlo
  • Usar tiempos cortos de remojo (lavado)
  • Emplear métodos de cocción en los que el agua y el alimento tengan poco contacto (vapor, microondas, salteados…)
  • Antes de poner la comida a cocinar, esperar a que el agua esté completamente hirviendo.
  • Añadir un chorro de limón al agua de cocción (ello puede alterar el sabor)
  • Cocinar las hortalizas al dente y enfriarlas después.
  • Aprovechar el agua de cocción para elaborar otros alimentos.

Así que, teniendo en cuenta todas estas cosas podemos decir que los robots de cocina, además de ayudar a ahorrar tiempo en preparar los alimentos del bebé, son una solución ideal para conservar las propiedades de los alimentos totalmente intactas.

5.-TERMOS DE SÓLIDOS/ BOLSA TÉRMICA:

Como hemos dicho la mejor manera de alimentar al bebé es de forma casera.  Pero si necesitáis salir de casa en el momento de la comida la solución ideal es poder transportar los alimentos  con un termo  o bolsa térmica que permita mantener el calor o frío durante un tiempo determinado de horas.

Hasta aquí nuestras recomendaciones de productos útiles a la hora de empezar la alimentación complementaria del bebé. Si tenéis cualquier consulta no dudéis en poneros en contacto con nosotros a través de este blog o cualquiera de nuestra redes sociales (Facebook, Twitter o Instagram).