El  Grupo 0+ o “maxi-cosi” no es peligroso, hay que saber darle un uso correcto.

Cuando entras una tienda de puericultura y te presentan todos los artículos que “supuestamente” vas a “necesitar” para el bebé, es normal que creas que no vas a saber dar con la opción correcta . Nadie nace aprendido y no es fácil saber todos los buenos y malos usos de los artículos que podemos adquirir para nuestro bebé. El producto que se lleva la palma en malos usos es el GRUPO 0+ también conocido como “maxicosi”, aunque sea el nombre de uno de los fabricantes.

Hace unos días corre por la red un artículo sobre unos padres que llevaron a su hijo dormido dentro del Grupo 0+ a la guardería. Una vez allí lo dejaron durmiendo sin sacarlo del “huevito”. Cuando el cuidador lo fue a ver (después de un largo período de tiempo) el niño había fallecido. A raíz de este escrito muchos padres se han preocupado y están ‘demonizando’ este sistema de retención tan necesario para los primeros meses de vida. El niño no murió por estar en un Grupo 0+, el niño murió por pasar más tiempo del recomendado en ese dispositivo. Así que:

¡OJO! EL GRUPO 0+ NO ES PELIGROSO. EL PROBLEMA ES NO SABER CUÁL ES SU USO CORRECTO.

Para ello hemos querido escribir esta entrada de blog y así resolver dudas y quitaros la angustia.

El BUEN uso del Grupo 0+ es como sistema de seguridad en el coche para niños de 0 a 13 kg.

Es la manera más segura de viajar con bebés, ya que permite que vayan a contramarcha. Evidentemente el bebé no debería viajar en este dispositivo más de dos horas seguidas. Algunas personas creen que el capazo podría ser una alternativa segura, pero aunque algunos estén homologados, no significa que sea seguro.  Nunca se debe sustituir el Grupo 0+ por un capazo. Sobre este tema hablaremos en otra entrada de blog.

El MAL uso o menos apropiado del Grupo 0+ es como silla de paseo.

Y ahora es cuando os preguntáis: “¿Por qué no es un uso apropiado si en mi tienda de puericultura me lo venden con el cochecito bajo el nombre de “Trío” o “Tres piezas”?”  Pues por las sencillas razones que os indicamos a continuación:

1.- El bebé debe descansar en una posición alineada y en plano. Cuando le colocamos en estas sillas favorecemos que flexione el cuello hacia delante cerrando la boca.  Esto no le permite respirar con fluidez y puede producirle apneas (dejar de respirar unos segundos) y que le llegue menos oxígeno a la sangre.   Hay dos estudios de Pediatrics que lo explican perfectamente :

  • Pediatrics 1(aquí para visualizar): donde podemos observar cómo la saturación de oxígeno, pasados los 90/120 minutos, en los bebés nacidos a término baja de 97% a 94%,  y en los bebés prematuros,  hasta un 90%; además, en éstos, se producen apneas y bradicardias
  • Pediatrics 2 (aquí para visuallizar): donde, al comparar las consecuencias de tenerlos en diferentes posiciones, vieron que en la cuna la saturación era de 97.9%, en el capazo 96.3% y en la silla 95.7%.

Finalmente, concluyen que estos dispositivos sólo deberían usarse como sistema de retención infantil y no como silla de paseo y a poder ser en trayectos inferiores a dos horas;  si no es posible, se deberán hacer paradas.

Experiencia-bebe-grupo-0
Imagen de un bebé en Grupo 0+. Esta posición no es la recomendada para su edad.

2.- La posición semisentada también favorece que el peso del cuerpo recaiga sobre el abdomen impidiendo que la digestión pueda hacerse con normalidad.  Hay algunos Grupo 0+ que tienen tres posiciones. Éstos son más recomendables, ya que durante el paseo el niño puede ir totalmente tumbado. Pero, ¡OJO!, durante el trayecto en coche no debéis ponerle en la posición tumbado porque, si tenéis un impacto frontal, el bebé podría salir despedido por la parte del reposacabezas.

3.- Cuando se usa un Grupo 0+ como silla de paseo y sistema de retención puede ocurrir que en el “quitapón” continuo  no quede bien sujeto al coche por un cinturón mal ajustado, por falta de tiempo, nervios o descuido. Para que esto no ocurra lo mejor es que el grupo 0 quede siempre enganchado al coche y los paseos se realicen con el capazo.

4.-Los Grupo 0+ están pensados para utilizarse como sistema de retención infantil (SRI), por lo que suelen fabricarse con materiales ignífugos. Estos materiales son poco transpirables, con lo que el bebé sudará mucho, y si es verano no es lo más recomendable.

5.- También se le han adjudicado usos para dentro de casa. Por ejemplo, como hamaca, diciendo que su curva permite el balanceo. Si quieres usarlo como hamaca ten en cuenta, de nuevo, que el bebé no podrá estar más de 90 o 120 min, que no es transpirable y que, cuando vuelvas a ponerlo en el coche, tiene que quedar perfectamente ajustado. Entonces, ¿no es mejor tener una hamaca diseñada para ese uso?

En ocasiones hemos leído o escuchado frases que empiezan diciendo: “El grupo 0+ es  esa silla preparada para usarla también en el coche…” ¡¡NOOOOOO!! El GRUPO 0+ es indispensable para la seguridad en el coche, pero para pasear es mejor el capazo donde pueden dormir estirados, moverse libremente y respirar perfectamente.

Nuestra recomendación final es que valoréis el grupo 0+ por separado, no en un conjunto “Trío”. Lo que importa de este dispositivo no es que vaya a juego con el cochecito, sino que sea lo más seguro posible para el bebé.

En definitiva, los bebés duermen y pasean más a gusto en un capazo, en un portabebés o en los brazos de mamá y papá antes que un Grupo 0+.

experiencia-bebe-dormir

Nos encanta leerte, déjanos un comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.