Como elegir el saco de invierno del cochecito

Como elegir el saco de invierno del cochecito

5 diciembre, 2016 1 Por Experiencia Bebé

¡Cómo cuesta saber si un bebé va bien abrigado! Siempre tenemos la duda de si estará pasando frío o calor, si estará a gusto,… Y en invierno las dudas crecen inversamente proporcionales a la bajada de temperaturas. No queremos ni oír hablar de resfriados, mocos y tos, y por este motivo queremos que nuestros hijos vayan bien abrigados también en sus cochecitos.

Es por este motivo que se inventaron los sacos para cochecitos,  para que los peques vayan bien calentitos sin tener que ir atiborrados con mil abrigos y piezas de ropa incómodas. Tenemos sacos de todas formas, colores, tejidos, etc. ¡Hay para todos los gustos! De plumas, fibra sintética, con forro polar interior, etc. Es importante asegurarse que el tejido exterior proteja bien del frío y el aire, y que el tejido interior sea transpirable.

Hay sacos para las tres piezas básicas de todo cochecito: capazo, grupo 0, y silla.

Lo primero que tenemos que tener en cuenta para elegir saco para el capazo es la época en que va a nacer nuestro bebé. Si va a nacer de octubre a febrero, es aconsejable coger un buen saco que abrigue al máximo, ya que lo va a aprovechar durante bastantes meses de frío. Si va a nacer en marzo o abril es más recomendable coger un saco delgadito, más de entretiempo, porque ya van a ser menos los días de duro frío, y si hay una bajada de temperaturas puntual es preferible poner una mantita extra encima del saco que no ir con uno de pleno invierno que les va a dar un calor nada aconsejable. Para los bebés nacidos de mayo a setiembre hay sacos más frescos que se pueden utilizar si refresca por las noches o si se va a veranear a la montaña, donde siempre se agradece una capa más.

Con el grupo 0 pasa exactamente lo mismo que con el capazo. Por cierto, no os preocupéis por los arneses. Hay sacos que ya llevan los agujeros hechos, y otros llevan marcado por dónde se debe cortar para abrirlos. Importante fijarse si el grupo 0 lleva arneses de 3 o 5 puntos, ya que esto también puede afectar a la hora de elegir saco. El uso de sacos para el grupo 0 tiene además una especial importancia en términos de seguridad, ya que es muy peligroso llevar a los niños en los sistemas de retención infantil en vehículos con abrigo porque aunque no lo parezca, la ropa de abrigo resta tensión al cinturón o arneses de los más pequeños, por lo que pierde efectividad en caso de frenazo. Es por este motivo que con un buen saco nuestro bebé no pasará frío en el coche, y estará perfectamente seguro.

Cuando el bebé ya sea más mayorcito lo vamos a pasar a la silla, desde donde va a tener mejores vistas de todo su alrededor y va a poder satisfacer su espíritu curioso. Para elegir saco para la silla os aconsejamos pensar bien si lo vais a utilizar durante mucho tiempo, porque cuando el niño crece a veces el saco se queda pequeño, y puede ser un problema. Algunos sacos ofrecen la posibilidad de abrirse por la parte inferior sin tener que desabrocharse todo, por lo que el niño puede seguir dentro del saco bien abrigado pero los pies salen por la apertura inferior. Además es un buen aspecto para tener en cuenta si vuestro hijo es un gran amante de los parques (¿hay alguno que no lo sea?) porque de este modo, con la apertura inferior, evitaremos que nos llenen el saco de arena y nos tengamos que pasar el día lavándolo.

Es importante comentar que no todos los sacos son compatibles con todos los cochecitos, por lo que es básico comprobar que el saco que os guste vaya bien con vuestro modelo de cochecito. Algunas marcas de cochecitos fabrican sus propios sacos para sus sillas, y sino también podéis buscar un saco universal, que van bien con la mayoría de cochecitos.

Ah, y por cierto, comprobar que el saco puede lavarse en la lavadora puede parecer obvio, pero es mejor asegurarse. No queremos llevarnos un susto y tener que pasarnos el día lavando a mano, ¿verdad?

¿Vosotros qué criterios utilizasteis para comprar el saco del cochecito?